Inicio27Oct

Martín Reynoso en Uruguay

LEER MÁS
Blog / Noticias
25 de Enero de 2017

Qué es la Mente?

< Volver al Blog

 

Científicos afirman que la “Mente” no está confinada al cerebro y ni siquiera al cuerpo

En algun momento te puedes preguntar que está pasando en la mente de otra persona. Puedes elogiar  la gran mente de alguien, o decir que están fuera de su mente. Incluso puedes intentar expandir o liberar tu propia mente.

Pero, ¿qué es una mente? Definir el concepto es una tarea sorprendentemente escurridiza. La mente es el asiento de la conciencia, la esencia de tu ser. Sin una mente, no puedes ser considerado realmente vivo. Entonces, ¿qué es exactamente, y dónde está exactamente?

Tradicionalmente, los científicos han tratado de definir la mente como el producto de la actividad cerebral: El cerebro es la sustancia física, y la mente es el producto consciente del disparo neural, de acuerdo con el argumento clásico. Pero la creciente evidencia demuestra que la mente va mucho más allá del funcionamiento físico de tu cerebro.

Sin duda, el cerebro juega un papel increíblemente importante. Pero nuestra mente no puede limitarse a lo que está dentro de nuestro cráneo, o incluso nuestro cuerpo, según una definición propuesta por Dan Siegel, profesor de psiquiatría en la Escuela de Medicina de la UCLA y autor de un libro recientemente publicado, Mind: A Journey to the Heart of Being Human. (La mente, un viaje al corazón del ser humano).

Llegó a la definición hace más de dos décadas en una reunión de 40 científicos de todas las disciplinas, incluyendo neurocientíficos, físicos, sociólogos y antropólogos. El objetivo era arrivar a una entendimiento aunado acerca de la mente que permitiera satisfacer a aquellos quienes debatían en estas areas.

Después de ardua discusión, decidieron que un componente clave de la mente es: “El proceso emergente de auto-organización, tanto materializado como relacional, que regula la energía y el flujo de información dentro y entre nosotros." No es pegadizo. Pero es interesante, y con implicaciones significativas. 

El elemento más impactante de esta definición es que nuestra mente se extiende más allá de nuestro ser físico.

En otras palabras, nuestra mente no es simplemente nuestra percepción de experiencias, sino esas experiencias mismas. Siegel sostiene que es imposible desentrañar completamente nuestra visión subjetiva del mundo de nuestras interacciones.

Siegel explica que se trata de algo semejante a lo que sucede cuando tratamos de definir qué es la orilla del mar: “no podemos decir que la orilla es el agua o la arena: la orilla es ambas cosas”. No se puede limitar nuestra comprensión de la costa para insistir en que es uno o el otro.

“Comencé a pensar, tal vez la mente es como la costa, algo interior e interproceso. La vida mental de un antropólogo o sociólogo es profundamente social. Sus pensamientos, sentimientos, recuerdos, atención, lo que experimenta en este mundo subjetivo es parte de la mente “.

Esta definición ha sido apoyada desde entonces por la investigación a través de las ciencias, pero mucho de la idea original vino de matemáticas. Siegel se dio cuenta de que la mente encuentra la definición matemática de un sistema complejo en que está abierto (puede influir en las cosas fuera de sí mismo), capaz de caos (que simplemente significa que es aproximadamente distribuido aleatoriamente), y no lineal (lo que significa una pequeña entrada conduce a grandes resultados difíciles de predecir).

En matemáticas, los sistemas complejos se autoorganizan, y Siegel cree que esta idea es la base de la salud mental. De nuevo tomando prestado de las matemáticas, la autoorganización óptima es: flexible, adaptativa, coherente, energizada y estable. Esto significa que sin auto-organización óptima, se llega al caos o la rigidez -una noción que, según Siegel, se ajusta a la gama de síntomas de los trastornos de salud mental.

Por último, la autoorganización exige vincular ideas diferenciadas o, esencialmente, integración. Y Siegel dice que la integración -ya sea dentro del cerebro o dentro de la sociedad- es el fundamento de una mente sana.

Siegel dice que escribió su libro ahora porque ve tanta miseria en la sociedad, y cree que esto es en parte moldeado por cómo percibimos nuestras propias mentes. Habla de hacer investigaciones en Namibia, donde la gente a la que habló atribuyó su felicidad a un sentido de pertenencia.

Cuando se le preguntó a Siegel si pertenecía a Estados Unidos, su respuesta fue menos optimista: “Pensé en lo aislados que están todos y lo desconectados que sentimos”, dice. En nuestra sociedad moderna tenemos esta creencia que la mente es actividad del cerebro y esto significa que el yo, que viene de la mente, está separado y no “pertenecemos” realmente. Pero todos somos parte de la vida de cada uno. La mente no es sólo actividad cerebral. Cuando nos damos cuenta de que es este proceso relacional, hay un cambio enorme en este sentido de “pertenencia” .

En otras palabras, incluso percibir nuestra mente como simplemente un producto de nuestro cerebro, en lugar de relaciones, puede hacernos sentir más aislados. Y para apreciar los beneficios de las interrelaciones, simplemente tienes que abrir tu mente.  
Fuente: Quartz Media LLC